1 de julio de 2009

El fascismo latente en España. La afrenta injustificada

Utrera Molina, antiguo ministro de vivienda y ministro secretario del movimiento con Francisco Franco ha calificado de afrenta injustificada la retirada por parte del ayuntamiento de Madrid, en cumplimiento de la Ley de Memoria histórica, de los honores concedidos a Franco.
En su artículo publicado en abc, podemos leer aseveraciones como estas:

"He recibido la noticia del despojo que se hace por el Ayuntamiento de Madrid a Francisco Franco, con un sentimiento de tristeza infinita, de honda amargura y también de extraño estupor. Nunca creí que se vulneraran las leyes de la caballerosidad para lanzar un ataque a quien, ya muerto, respira aún junto al corazón de muchos españoles. Tengo que manifestar, por lo tanto, mi disgusto junto a mi sorpresa, y la tristeza y la amargura que me embargan, superan en este caso concreto a mi indignación, por motivos fácilmente comprensibles. No voy a ejercer ninguna clase de condena, ni tampoco me voy a distinguir en un ataque alevoso a los que, a solicitud del grupo comunista, han perpetrado el hecho de privar a quien fue Caudillo de España de unos títulos que le fueron otorgados con plena justicia. Pero quiero recordar que esta medida constituye, además, un contrasentido, porque precisamente quien ha sido atacado con esta disposición, recibió del actual Rey de España las siguientes palabras de elogio en el acto de su coronación: «Una figura excepcional entra en la historia. El nombre de Francisco Franco será ya un jalón del acontecer español y un hito al que será imposible dejar de referirse para entender la clave de nuestra vida política contemporánea. Con respeto y gratitud quiero recordar la figura de quien durante tantos años asumió la pesada responsabilidad de conducir la gobernación del Estado. Su recuerdo constituirá para mí, una exigencia de comportamiento y de lealtad para con las funciones que asumo al servicio de la patria. Es de pueblos grandes y nobles el saber recordar a quienes dedicaron su vida al servicio de un ideal. España nunca podrá olvidar a quien como soldado y estadista ha consagrado toda la existencia a su servicio».
¿Cómo es posible, que a tenor de estas justas apreciaciones del Rey de España, se pueda herir con tanta furia a quien nos gobernó durante un periodo de paz constructivo y eficiente y a quien se debe, queramos o no, la restauración de la monarquía actual, precisamente en la persona de Juan Carlos I ?
Después de considerar estas regias palabras, creo que constituyen un grave motivo de reflexión para aquellos que estimamos que la Transición fue un periodo político abierto a la reconciliación de todos los españoles. Hoy, después de tantos años, resulta que se resucitan los odios, que se alientan las divisiones y que con una especie de artilugio dialéctico se cubre con la palabra «democracia», todo lo que es un verdadero disparate histórico y que constituye la posibilidad de abrir nuevas heridas en el ya torturado corazón de muchos españoles.
Yo declaro aquí, en este artículo, mi lealtad a Francisco Franco. Lo hago consciente de los ataques que aún he de recibir, de las injurias que van a cubrir mi nombre, de las patrañas que van a envolver la verdad que defiendo, pero entiendo, que esa lealtad jurada, me obliga hasta el último día de mi existencia. Me avergüenzo de que se hayan producido situaciones como las que describo, me duelen en el fondo de mi alma. Tengo pruebas fehacientes de haber ejercido antes de que lo proclamara nadie, una verdadera política de reconciliación. Entre otras cosas, porque en los dos bandos en conflicto tuve familiares muy próximos a los cuales consideré siempre equiparables en su buena fe y en su dignidad. Hoy me estremece que sean los herederos de los fusilamientos de Paracuellos y de tantos crímenes como España entera conoce, los que obliguen a un colectivo municipal a bajar la cabeza, o a hacer referencias a determinadas figuras envueltas en las brumas ciertamente acentuadas de la lejanía histórica.
Insisto en que pretendo única y exclusivamente emitir mi opinión sin ánimo de ofensa a nadie, sin pretender ninguna descalificación política. Allá cada uno a la escucha de los latidos de la propia conciencia. Cuando pase el tiempo, estoy seguro de que muchos de los que han votado una moción semejante, sentirán el escalofrío que produce el recuerdo de haber obrado injustamente, la vergüenza y el bochorno que suscita un ataque sin piedad a quien ya yace sepultado, aunque no en el olvido de muchos españoles que hoy reciben una afrenta injustificada."


¿Se puede utilizar la libertad de expresión para defender un régimen que no la permitió?

¿Se puede utilizar la libertad de expresión para pedir el incumplimiento de una Ley aprobada por el Congreso de los Diputados?

¿Se puede utilizar la libertad de expresión para mentir de una manera tan evidente hablando de periodo constructivo y de paz?

Y por último... ¿Se puede utilizar la libertad de expresión para defender la figura del dictador que motivó los años más negros de nuestra historia?

Pues sí, aunque para otras cosas no la haya, para esto sí hay libertad de expresión, así que tened cuidado con creer todo lo que leéis, véis o escucháis por el mero hecho de aparecer en un medio de comunicación.

Sed siempre críticos y, sobre todo, tened un libro de historia delante (de cualquier editorial). ¡Viva la democracia!

5 comentarios:

  1. Hola amigo, desde luego que nuestra peculiar historia, nos hace peculiares. Estoy convencido de que si hiciéramos una encuesta, un porcentaje altísimo de la población (quizás cercano al 50%) apoyaría las palabras de Utrera. En la misma línea, aun existe una generalizada imparcialidad sobre el asunto del golpe del 36 ¿Qué confianza podemos tener en la actitud democrática de nuestros compatriotas si aun se consideran que tanto el franquismo como la república (democrática) tenían “cosas buenas y cosas malas”? la naturalidad con la que se hace esta equiparación me deja boquiabierto.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Francisco!, tienes toda la razón, porque además cualquier acción llevada a cabo en el sentido de recuperar la dignidad o hacer justicia histórica es critida so pretexto de que "reabre heridas". Buena parte de la culpa de lo que pasa hoy en día, pienso, la tienen las carencias de la transición que, si bien nos otorgó un bienestar, no fue tan modélica como se pretende hacer ver.

    ResponderEliminar
  3. Tras haber leído el artículo, lo que pretende Molina es atacar al majapapa y a su cambio de chaqueta; al menos se atreve a decir lo que otros no dice, III República ya!!

    ResponderEliminar
  4. No se puede justificar el accionar del dictador que tanto daño causó a España.
    No se puede defender a quien propició el oscurantismo más feroz de nuestra historia .
    La barbarie y la falta de libertad : NO se pueden justificar.
    Tampoco deberían tener acceso al olvido.
    El olvido es una forma de complicidad.
    Y nuestros muertos , valientes y dignos , merecen el homenaje del perenne recuerdo.

    ResponderEliminar
  5. El olvido es una forma de complicidad . No podría estar más de acuerdo contigo Carmela

    ResponderEliminar

¡ Muchas Gracias por participar en el blog ! ; Agradezco tus opiniones y comentarios. Si tienes cuenta gmail, puedes hacerlo seleccionando "comentar como google account". Si no la tienes puedes hacerlo pulsando " comentar como name /url ", indicando tu nombre. Hasta pronto.

Puedes utilizar html
<b>negrita</b>
<i>cursiva</i>
e incluir un enlace <a href="url del enlace>Texto enlace</a>